Ser vegetariano no es bueno

En estos días existe una fuerte propaganda para impulsar a que las personas dejen de comer carne y se conviertan en vegetarianos o veganos. Cada vez hay más propaganda en este sentido. Incluso existe un proyecto de un empresario ultra multimillonario muy conocido llamado Bill Gates y agendas globales como la del Foro Económico Mundial que incentivan a dejar de comer carne. Y tienen un plan que pretenden imponerlo en todo el mundo para el 2030. El pretexto es que las vacas se tiran pedos y esto genera gases de invernadero que contribuyen al apocalipsis climático provocado por el hombre. Un apocalipsis climático que deja muchas dudas porque jamás fue debatido, porque la discusión fue cerrada antes de comenzar, y todas aquellas voces científicas disidentes fueron censuradas, y las personas que cuestionan ese apocalipsis, indiscutiblemente provocado por el hombre -dicen-, son tratadas de forma patologizante como negacionistas. Mala señal. Un debate científico no debería ser cancelado con semejante argumento talibán. ¿Negacionistas de qué? Negacionistas de la versión impuesta a la fuerza por los organismos globalistas mundiales, que es la verdad indiscutible, y que está prohibido analizar y verificar su veracidad o cuestionarla.

Pero lo sensato es sospechar que hay algo detrás del vegetarianismo obligatorio impuesto a la fuerza por personas poco confiables.

¿Qué hemos podido observar en el comportamiento de los veganos en los últimos años?

El vegetariano o vegano estricto es una persona con poca voluntad, con poca energía, con algo o mucho de desidia y flojedad. Una persona sin ánimo para hacer las cosas. Sin iniciativa. También son menos fértiles. Les es más dificultoso tener hijos. Esto es muy conveniente para la agenda de despoblación mundial que también es promovida por los globalistas.

También parecen ser más intolerantes. Se fanatizan fácilmente. No toleran a los que piensan diferente a ellos. Se enojan y hasta llegan a agredir a los que no son como ellos. Y pretenden imponer a la fuerza su forma de vida.

Las personas que comen carne, en cambio, son completamente diferentes. Son más enérgicas y proactivas. Esto a veces es visto como agresividad, pero no es así. Sólo suelen ser personas más entusiastas en lo que hacen y habitualmente son personas más tolerantes con el que piensa diferente. No es para nada habitual ver a una persona carnívora tratando de imponer su conducta alimenticia o forma de vida a las demás personas. El comer carne produce una fertilidad normal, no la disminuye como el ser vegetariano estricto.

Todo esto son observaciones que cualquiera puede hacer. Hay que estudiarlas y explorar las explicaciones.

Ser vegetariano no es bueno Ser vegetariano no es bueno Reviewed by Pablo Alexandre on Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.