Negacionismo

Sobre el epíteto para censurar aquello que se opone a la mentira oficial.

Si basado en el descubrimiento, la observación y el estudio establezco que 2+2=4 y que la tierra tiene la forma de un esferoide. Y luego aparecen personas que niegan estas verdades. ¿Deben ser censuradas estas personas que niegan la realidad? A nadie se le ocurre que deban ser censuradas. Al menos a ninguna persona sensata.

¿Qué sucede con el negacionismo entonces? ¿Por qué se quiere censurar el negacionismo?

El problema surge porque hay una “verdad” oficial establecida que no se sostiene. El problema es que apenas empezamos a investigar y estudiar esa “verdad” establecida con algún grado de profundidad nos daremos cuenta inmediatamente que esa “verdad” oficial establecida es un engaño.

El delito de negacionismo o la acusación de negacionismo siempre está basado en eso. En una mentira o una falsedad establecida como verdad oficial que desea mantenerse por conveniencias políticas, y por otra parte personas que cuestionan esa “verdad” oficial establecida, y muestran con datos y evidencia, que esa “verdad” oficial establecida no es tal.

Si ponemos atención, una y otra vez podremos observar que quien acusa de negacionista a otras personas, es ella misma la que está queriendo sostener una falsedad, establecida como verdad.

¿Por qué la acusación de negacionista? Para patologizar al otro. Cuando se puede establecer que el otro es un enfermo mental, un negacionista, entonces inmediatamente se cancela el discurso y las ideas que ese otro pueda tener. ¿Por qué? Porque si establezco que el otro es un enfermo mental, entonces, lo que tenga que decir un enfermo mental no tiene validez.

La acusación de negacionista siempre suele provenir de personas que no pueden sostener sus ideas con argumentos, pero que sus ideas falsas, han sido establecidas como verdad oficial y que emocionalmente o por conveniencia, de alguna forma, ellas están comprometidas con esas ideas.

Las personas intelectualmente honestas, cuando tienen diferencias, simplemente establecen que las ideas del otro están equivocadas y luego fundamentan esa afirmación, pero jamás acusan al otro de negacionista de ninguna cosa. El otro tiene ideas incorrectas, solo eso, no es un enfermo mental a priori.

Luego, si establecido los datos y los argumentos irrefutables, la otra persona insiste en sostenerse en su falsedad, entonces, en ese caso, podemos estar ante un problema psicológico. Ese es el orden. No al revés.

Para lograr establecer la verdad o acercarse a la verdad, lo primero, lo más elemental, es la libertad de expresión. Permitir que las ideas puedan ser presentadas y que las evidencias y argumentos puedan ser escuchados. En especial aquellos que ofenden y que cuestionan las verdades oficiales.

Hay quienes piensan que la libertad de expresión debe estar limitada. Dicen que por ejemplo el discurso de odio no debe permitirse, o no debe permitirse el ataque y la injuria a las otras personas, ni la incitación a la violencia.

Las personas que suelen estar de acuerdo con limitar la libertad de expresión son justamente las que aceptan las falsedades oficiales como verdad. Suelen ser las personas que no pueden sostener sus ideas con argumentos. Suelen ser las personas que incitan al odio y que atacan e injurian a las demás personas.

¿Qué es el discurso de odio? Objetivamente es el discurso que incita a odiar a otras personas. ¿Quiénes incitan a odiar a otras personas? Las que incitan a la violencia, las que incitan a la cancelación, las que incitan a odiar a la raza blanca, las que incitan a destruir la cultura, las que dicen «muerte al macho», etc.

Son estas mismas las personas que suelen atacar a otras personas con injurias, porque no tienen argumentos, solo tienen insultos y arrebatos emocionales. Si acuso a otra persona, de homofóbico, xenófobo, machista, fascista, racista, negacionista, etc. ¿Acaso no estoy injuriando a otras personas?

Si tomamos los argumentos de los que piden limitar la libertad de expresión, nos encontraremos que, los que piden la censura a la libertad de expresión son los que deberían ser censurados.

Pero en este momento nos encontramos en una situación justamente a la inversa. Se permite y se fomenta la libertad de expresión de los odiadores, que insultan gratuitamente a las demás personas e incitan a la violencia. Y no se permite el discurso sensato irracional que cuestiona las falsedades oficiales establecidas como verdad. Estamos viviendo un mal momento para la búsqueda de la verdad.

Negacionismo Negacionismo Reviewed by Pablo Alexandre on Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.