El significado místico del coronavirus.

Cuando hay contradicciones o cosas que no se entienden, entonces lo que se debe hacer es profundizar, elevar el nivel, ver las cosas desde arriba.

¿Cómo estaba la humanidad antes de la pandemia?

Todos peleados. Hablando y perdiendo el tiempo en cosas irrelevantes. Ocupados de temas que una élite había impuesto para hacerlos pelear a todos y ganar poder en el desorden y la confusión.

Que el feminismo, que el machismo, que el patriarcado, que no sé qué cosa de género, que el matrimonio gay, que la adopción gay, que todos, todas y todes, que las fronteras abiertas, que el aborto, que fascista, racista, machista, misógino, xenófobo, homofóbico y un millón de tonterías más.

Existían y estaban muy activos aquellas personas que nacieron entre algodones, que siempre tuvieron todo resuelto y que siempre han pensado que la riqueza y la abundancia es el estado de naturaleza. Y también los que se victimizan y se ofenden por todo. Los millennials progres y snowflakes como se les conoce habitualmente.

Existían planes políticos muy activos, de destrucción de la familia, de destrucción de la religión, de reducción de la población a través del aborto, de la eutanasia expedita y vaya uno a saber que otras perversidades.

Estaban muy activas las tendencias políticas, organizaciones internacionales, lobbies, corporaciones, etc., que buscan obtener el poder global. Organizaciones que utilizan su dinero para comprar a la prensa, a los políticos, a personas corruptas y generar el relato hegemónico con el cual manipular a las masas para lograr obtener el poder.

Todas estas cosas quedaron aniquiladas con la pandemia. Las familias y las personas tuvieron que unirse en una causa común, dejar de estar peleados y reducir sus diferencias.

Los millennials progres se están dando cuenta que la riqueza y la abundancia no es el estado de naturaleza y cae del cielo, sino que es el producto del esfuerzo.

Los que se quejan y victimizan por todo están viviendo el estado de necesidad y dándose cuenta que se estaban quejando gratuitamente, cuando lo tenían todo.

Ahora las personas han tenido un poco de tiempo para meditar y pensar en sus propias vidas y las de sus seres queridos, e incluso en el futuro de la humanidad.

Hay tiempo para recapacitar y poder abandonar todas esas cosas que son irrelevantes y reorientar su vida en función de las cosas importantes. Aquellas cosas con las cuales el mundo prosperaba, a pesar de sus tropiezos y errores, no hace tanto tiempo atrás.

Pero este mundo y esa cultura fue dinamitada por esa pequeña élite globalista, corporativista y progresista a través de un relato perverso que les permitió ganar poder a través de llevar a la humanidad al infierno.

Profundizando un poco más y considerando la más antigua profecía y la más exacta de todas las profecías, la que está escrita desde hace miles de años que fue la profecía, que según las enseñanzas místicas recibió Noé de Dios cuando terminó el diluvio, debemos saber que existe una orden divina de exterminar a la humanidad cuando se den ciertas condiciones. Esas condiciones ya están dadas hoy mismo.

Es una orden para los ángeles. ¿Quiénes son los ángeles? Sin entrar en detalles, atrasos gruesos podríamos decir que son las fuerzas de la naturaleza.

La profecía dice: «Cuando vuelva a salir el arcoíris, habrá llegado el momento de exterminar a los culpables. El mundo no será destruido gracias al mesías y por el mérito de los niños que estarán estudiando los secretos místicos».

El arcoíris ya ha salido. Es la bandera arcoíris que todos conocemos y que es omnipresente y están todas partes. La degradación de la humanidad ha llegado al punto donde existe una orden divina de exterminarla.

El mesías ya está en el mundo y está trabajando en secreto. Los niños, que son las personas que están seriamente interesadas en los secretos del cielo también existen.

Todo esto es un tema místico profundo y extenso, el cual no deseo tratar ahora. Sólo lo digo para que se sepa que existe y que el momento de la profecía es el que estamos viviendo.

En muchas partes del mundo hoy en día se está viviendo en cuarentena, sin poder trabajar, sin poder generar riqueza ni generar el sustento. Esperando que el Estado mantenga a las personas. El mundo está experimentando lo que es y significa la destrucción de la economía, la destrucción del mercado y la destrucción del capitalismo. El mundo tendrá que aprender la lección de que la economía y el mercado son como el aire; deben cuidarse y mejorarse.

El mundo tendrá que aprender qué todas aquellas ideologías que atacan y quieren destruir al capitalismo en lugar de colaborar y ayudar con buenas ideas para que se perfeccione, están equivocadas.

Porque quedará claro, luego de esta pandemia, dentro de un año o tal vez dos, que los países con mayor libertad económica, con mayor riqueza, con estados mesurados, con una actividad privada fuerte, son los países mejores preparados para resolver las crisis.

Dice el dicho popular que las cosas se valoran recién cuando uno las pierde.

¿Qué cosa hemos perdido? Hemos perdido muchas cosas, algunas ya las hemos descrito en los párrafos recientes. Debemos pensar en lo que perdimos, para comenzar a aprender a valorar esas cosas.

También, con el confinamiento y las cuarentenas hemos perdido la libertad. La libertad y el libre albedrío es algo que Dios le ha regalado al ser humano.

Despreciar ese regalo y promover ideologías liberticidas amerita un castigo. Existen demasiadas personas en el mundo, que no valoran la libertad individual como deberían. La libertad es buena, la libertad es un regalo de Dios, y hay que ver si la pandemia ayuda a que la humanidad la valore como se debe.

El significado místico de la pandemia, es una acción, qué desde cierto punto de vista, podría provenir desde un decreto divino, para qué a través de algunos sufrimientos, la humanidad pueda encontrar lo que realmente importa, y deje de perder el tiempo en cosas irrelevantes.

Para que tenga tiempo de recapacitar y darse cuenta quienes son los pervertidos que están conduciendo al mundo a un infierno, solamente para lograr obtener más poder.

La pandemia puede ser sufrimiento para todos, pero también, si la humanidad, o algunos, aprenden la lección, puede ser beneficio para todos cuando termine.

El significado místico del coronavirus. El significado místico del coronavirus. Reviewed by Pablo Alexandre on 5:35 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.